This is LeonNewman's Typepad Profile.
Join Typepad and start following LeonNewman's activity
Join Now!
Already a member? Sign In
LeonNewman
Recent Activity
Junto al Rosebud de Charles Foster Kane, y el Redrum del niño acojonado en El Resplandor, el Hodor de nuestro buen amigo Hodor ya ha quedado en los anales de las palabras que resolvieron su misterio. http://cinedietario.blogspot.com.es/2016/05/juego-de-tronos-6x05-hodor.html Sin embargo, del episodio 6x05, a mí el tema que me trae a maltraer, y que ocupa mis pensamientos y mis deseos, es el collar luciferino que al parecer llevan todas las sacerdotisas del Señor de la Luz. Qué poco tienen que ver, gracias a él, con nuestras monjas ajadas del Señor de la Cruz. http://cinedietario.blogspot.com.es/2016/05/juego-de-tronos-6x05-kinvara.html
¿Lo soñe, lo leí, me lo contaron los amigos, o Emilia Clarke había dicho en una entrevista que jamás volveríamos a verla desnuda en la serie? ¿Nos mintió? ¿Se desdijo? ¿La obligaron los guionistas para despistarnos? Del episodio 6x04 -que es más de lo mismo, salvo el reencuentro de 2/5 de los Stark vivos- no se habla de otra cosa... http://cinedietario.blogspot.com.es/2016/05/juego-de-tronos-6x04.html
En uno de los mil textos que estos días diseccionan Juego de Tronos, un crítico de televisión muy inteligente, creo que en el propio El País, ha escrito que sus personajes sólo tienen dos destinos posibles: o la muerte, o dar vueltas en círculo. Después de mil artículos de opinión y de mil tertulias en los bares, este hombre, con una sencilla ecuación, tan revolucionaria como el E=mc2 de Albert Einstein, ha sabido resumir la esencia de este enorme y adictivo culebrón. En D=mr2, D es el destino, M la posibilidad matemática de morir en cualquier momento y lugar, y r el radio de la circunferencia existencial que el protagonista traza para huir del espadazo o del hundimiento craneal. http://cinedietario.blogspot.com.es/2016/05/juego-de-tronos-6x02.html
Toggle Commented May 10, 2016 on 'Juego de tronos' 6x02: A casa at Quinta Temporada
Muy acertado, Bleyer, en su teoría del minuto (yo díría que Juego de Tronos se va pareciendo cada vez más a 59 segundos) y muy acertado también, Javier, en su ironía sobre los Evangelios. Tienen más razón que dos santos septones. El producto fascina, pero decae, víctima del millón de personajes, y del billón de espectadores, a los que se quiere contentar uno a uno. Y así, claro, no se puede. Bleyer y Javier me han inspirado la última entrada del blog particular. Mil gracias. http://cinedietario.blogspot.com.es/2016/05/juego-de-tronos-6x03.html
Toggle Commented May 10, 2016 on 'Juego de tronos' 6x03: Perjurio at Quinta Temporada
Este artículo de hoy le hace justicia a la serie olvidada de Louis C. K. Tan olvidada, que tuve que comprarla en Amazon, importada de un país extranjero, con subtítulos en castellano. Una tragicomedia sobre el matrimonio que no tiene desperdicio. Louis es muy grande, pero Pamela Adlon, su mujer en la ficción, se come la pantalla con sus gracias, y con su voz rasposa. Altamente recomendable para los amantes de Louie, y de las series deslenguadas y moraléjicas. http://cinedietario.blogspot.com.es/search/label/Lucky%20Louie
Jimmy McGill, alias Saul. SIn duda. Fue el personaje más esperado del año, y cumplió con creces. Peggy Olson, para este humilde servidor, es un personaje errático, confuso, con historias paralelas muy tontas y prescindibles. Mad Men siempre fue, y será, Don Draper. Los demás personajes sólo son su atrezzo. De Juego de Tronos, el personaje más impactante fue, sin duda, el Rey de los Muertos. El momentazo seriéfilo del año fue su conjuro para levantar a los caídos en la batalla, allá en la playa...
Toggle Commented Jan 8, 2016 on Los personajes de 2015 at Quinta Temporada
En Homeland 5.0 todo es más forzado, más inverosímil que nunca-y eso que la verosimilitud nunca fue el fuerte de esta serie-. La trama paralela de Quinn, efectivamente, como ha señalado un lector, es una sandez que no se sostiene por ningún sitio. Y sin embargo... Homeland 5.0 funciona. Entretiene. Te fuerza a seguir, con curiosidad gatuna. Algún mérito hay que concederle, sin duda.
Toggle Commented Jan 8, 2016 on Los tiempos de 'Homeland' at Quinta Temporada
He dado con Catastrophe gracias a un consejo del bendito Pepe Colubi, a quien sigo puntualmente en sus cerdadas, porque me descojono de la risa, y en sus recomendaciones, porque coincido plenamente. Colubi, que en los momentos cómicos interpreta el papel de un macho bonobo, en los asuntos seriéfilos tiene el morro muy fino, y el gusto muy educado. Que los dioses le guarden muchos años. http://cinedietario.blogspot.com.es/
Asisto con interés decreciente a las tracas finales de Mad Men. Sólo me quedan dos episodios para conocer el destino último de Don Draper, que es el único motivo seriéfilo, y ya no sexual, que aún me ata a la serie. Los demás personajes me importan un pimiento, la verdad. Incluso Roger Sterling, el amigo de Don Draper, que al principio era un tipo de inteligencia acerada y filosofías luminosas, ha ido convirtiéndose en un personaje ridículo, con sus peinados, su hija hippy, sus tontunas con las secretarias. Los demás hombres de Mad Men jamás enseñaron nada de provecho a este provinciano que los contemplaba desde la distancia del tiempo y del océano. Comparados con Don Draper, sólo han sido unos chiquilicuatres de la vida, con sus esposas gordas, sus amantes estúpidas, sus whiskys a deshora. Lo archisabido, vamos. La mayoría sólo ha figurado para estirar los minutajes de la serie, y robarle protagonismo al verdadero jicho de la función, al que uno siempre siguió con un cuaderno puesto en las rodillas para tomar nota de sus recursos profesionales y de sus trucos amatorios, a ver si por imitación o por ósmosis algo se quedaba pegado. Mad Men, reducida a su esencia argumental, ha sido un documental de National Geographic sobre cómo se las gastaban los machos alfa en el ecosistema de Madison Avenue. http://cinedietario.blogspot.com.es/
Uno no puede empatizar con Nick Wasicsko, el "hero" de la serie, si Oscar Isaac lleva un look tan parecido al de José María Aznar, nuestro insigne ex-presidente. Nadie más lejano a mi concepto de héroe político, de hombre bueno y honrado. Cada vez que Oscar Isaac aparece en pantalla, uno no puede reprimir una punzada en el estómago, como de miedo o de asco, como si volvieran los tiempos de la conquista de Perejil y de la manipulación del telediario. Wasicsko habla con los jueces, con los concejales, con los vecinos indignados, pero uno, en su alucinación auditiva, cree escuchar "váyase señor González", y "España va bien", y "estamos trabajando en ellooooo". Sólo son unas décimas de segundo, hasta que uno se reencuentra con la ficción, pero Wasicsko sale tantas veces que al final los nervios quedan deshechos, y la taquicardia amenazando. Espero que alguien advierta a David Simon de este error fatal, él, además, que es un izquierdista beligerante, y que en la edición española de los DVDs Oscar Isaac salga al menos sin bigote, o teñido de rubio, para beneficio de nuestra salud. http://cinedietario.blogspot.com.es/
Toggle Commented Oct 1, 2015 on De héroe a villano at Quinta Temporada
Si hago un esfuerzo de memoria seriéfila, descubro que tres de mis comedias preferidas son spin-offs. Los Roper, que originalmente fueron los caseros de Un hombre en casa; Frasier, que desarrolló el personaje más loco y enjundioso de Cheers; y Veep, que es la adaptación americana de The thick of it, la comedia británica que ridiculizó a los políticos isleños. Tres spin offs que igualaron o superaron los méritos de su serie matriz. Y ahora, con Better Call Saul, ya van cuatro series. Cuando hace un año se anunció la secuela de Breaking Bad protagonizada por el abogado –o lo que fuera- Saul Goodman, uno supo al instante, con la presciencia de un veterano televidente, que Better Call Saul iba a ser otra serie a la que habría que construir hornacina en el templo. Saul Goodman tenía muchas cosas que contarnos del viejo Albuquerque, de cuando la droga azul del señor Heisenberg todavía no se vendía por las esquinas, y los malotes mexicanos campaban a sus anchas en los bajos fondos. Nos mataba la curiosidad de conocer mejor a un personaje tan entrañable y odioso, tan adorable y mezquino. Y Vince Gilligan, que es un tipo de instinto comercial que nos lee el alma como si nos hubiera parido, nos concedió la satisfacción de la sabiduría. It’s all good, man… http://cinedietario.blogspot.com.es/
Llevo tres días seguidos alternando episodios de El ala oeste de la Casa Blanca con otros de The thick of it. El resultado de este cóctel es irónico y sorprendente. La serie que pretende ser realista, que es la de Aaron Sorkin, termina por convertirse en ciencia ficción de la política norteamericana, en el sueño quimérico de lo que debería ser un gobierno trabajador y respetable, pues todos los personajes, desde el presidente Barlett al último subalterno de las oficinas, son gentes íntegras, honradas, cuasi-socialistas a la europea, que tratan de convertir Estados Unidos en un país más presentable ante la Historia que lo juzgará. Buscando la verosimilitud, Sorkin encontró la improbabilidad. The thick of it, en cambio, que pretende hacer esperpento del gobierno, trazo grueso de la política, se convierte en el retrato exacto de todo aquello que imaginamos en los políticos que (no) votamos: el desprecio a la chusma, el ego subido, el cinismo por bandera, el mangoneo por costumbre, el privilegio personal por encima de cualquier otra consideración. Uno tiene la impresión de que Armando Ianucci, lo mismo en The thick of it que en Veep, ha dejado dicho a los actores que no interpreten, que no exageren, que sean ellos mismos pero imaginándose en el contexto del poder. Los personajes le han salido tan creíbles, tan diáfanos, que uno, a veces, más que reírse con la comedia, se estremece con el documental. Buscando la hilaridad, Ianucci encontró nuestra sonrisa congelada.
Veep es la mejor comedia de los últimos años, aunque sólo premien el trabajo de su actriz principal. No es una simple sitcom ingeniosa y malhablada. Es una patada en el culo, un ejercicio de cinismo, un panfleto antipolítico que cuadra a la perfección en estos tiempos de escepticismo y rebeldía. Lo tragi-cómico de Veep es que ningún personaje parece una exageración o una caricatura. Los entresijos del Ala Oeste son tan verosímiles que parecen un documental rodado cámara en mano. Los tipos reales que asesoran al actual vicepresidente de los Estados Unidos quizá no sean tan lunáticos, tan serviles, tan estúpidos en ocasiones. Pero a buen seguro que son igual de trepas, igual de camaleónicos, igual de cínicos. Veep es comedia, pero también es retrato. Si te paras a pensarlo, ya no te ríes tanto.
Sabihondo se escribe con h intercalada. Te lo dice un sabihondo. Y eso de "ni puta idea", en un foro civilizado como éste, sobraba. ¿No hay un moderador por aquí? En fin...
Mucho entusiasmo veo por aquí. Ray Donovan, en su primera temporada, empezó muy bien, pero capítulo a capítulo se fue descolgando hacia la aburrida telaraña de un culebrón venezolano. En los primeros capítulos te ponen el anzuelo de los macarras, de los hostiazos, de la cara oculta del famoseo en Hollywood. Los personajes de Ray Donovan son tipos muy varoniles y malhablados que tratan de recrear un universo paralelo al de los Soprano, con más elegancia en los trajes, y menos crímenes enterrados en las cunetas. El asunto promete, y te deja intrigado. Uno, además, se toma como un reto personal saber qué tiene Liev Schreiber que no tenga yo, y enamora todas las mañanas a esa diosa de los australes llamada Naomi Watts. Pero pasan los episodios y el tedio empieza a teñir de gris lo que prometía ser negro y rojo. Del señor Lobo de Pulp Fiction hemos pasado al esposo, al padre, al hijo, al hermano, al empresario... Bah. El culebrón se infiltra en los argumentos como eso, como una culebra, siseando en las alcobas y los cuartos de baño, en las habitaciones de los adolescentes y los dormitorios de los subalternos. De Ray Donovan nos interesaba Ray Donovan, propiamente dicho, y su actividad delictiva tan molona como eficiente. El resto, con perdón, nos la soplaba. Pero ese resto se va comiendo poco a poco los minutos, como polillas en un guardaropa de lujo, y uno, al final encara, los últimos episodios llevado por el sentido del deber, pero ya no por la ilusión, ni por la sorpresa. Me importa un bledo que la hija salga con el vecino rapero, que el hijo tenga arranques coléricos en el colegio, que la esposa se emborrache cuando siente punzadas en los escrúpulos, que el socio delictivo esté perdiendo la chota con el alzheimer, que al padre recién salido de la cárcel le vayan mucho los culos de las negras, que al hermano tonto le chupara la polla un cura de la niñez, que el otro hermano se esté quedadon paralítico por una hostia que le dieron cuando el boxeo, que la hermana que ya no está saltara de un décimo piso drogada hasta las cejas… ¿Esto era, Ray Donovan? ¿Un culebrón sudamericano producido e interpretado por los gringos, con mucho contenido familiar, mucho lazo reforzado, mucho pecado que perdonar, mucha fraternidad pendiente de nuevas costuras?
Otro gran libro seriéfilo de este verano, y que responde a la inquietud de nuestro querido amigo Toni T, es HOMBRES FUERA DE SERIE, de Martin Brett, Ariel, 2014. Viene a ser a las series actuales lo que MOTEROS TRANQUILOS, TOROS SALVAJES fue al cine de los 70. Una crónica de los entresijos, de los porqués. En concreto, HOMBRES FUERA DE SERIE viene a contar la génesis y producción de cuatro series ya míticas: The Wire, Los Soprano, Mad Men y Breaking Bad. Cómo se hicieron, quiénes las hicieron, por qué las hicieron. Una delicia de libro.
Seinfeld no es la sitcom más redonda de la historia de la televisión. Hay episodios flojos, chistes malos, secundarios sin chispa. En algunos momentos se nota el paso de los años: a veces falta frescura, agilidad, atrevimiento. Sin embargo, de tener que elegir sólo una, es la comedia que yo me llevaría a la isla desierta del desterrado. Porque sus personajes principales son tipos egocéntricos, inmaduros, neuróticos, el reflejo exacto de las gentes que yo frecuento y que yo me creo. El reflejo exacto del yo mismo que se reconoce en los diálogos, y que se descacharra de la risa. Jerry y sus amigos son tipos majos, vecinos decentes, pero el egoísmo infantil inspira cada una de sus decisiones. Y no se cortan un pelo en confesarlo, cuando hay confianza.
Toggle Commented Jul 27, 2014 on Amando a un imbécil at Quinta Temporada
Para ver Utopía II habría que repasar, enterica, Utopía I, porque el lío era morrocotudo y el desenlace de quedarse uno tan pasmado que ya apenas lo recuerdo. Uf. La revisión se me antoja un trabajo hercúleo, superhómbrico, más aún en esta pastosidad del verano. Va a ser que no, me temo.
Toggle Commented Jul 27, 2014 on A favor y en contra de 'Utopía' at Quinta Temporada
Estoy seguro de que Hannibal es una gran serie. Pero confieso que no la he visto. Me pierdo, sin remedio, entre las series de psicópatas, psicokillers, sociópatas y demás tarados asesinos. A este paso, si te fías de las series de TV, la normalidad psiquiátrica va a convertirse en excepción, y la psicopatía en rasgo común. Parecen más ellos que nosotros. Un cacao. ¿Cómo sabes, con total seguridad, que quién te recomienda una gran serie sobre psicokillers te está separando el grano de la paja? http://cinedietario.blogspot.com.es/
Toggle Commented Jun 10, 2014 on 'Hannibal' desencadenado at Quinta Temporada
January Jones no ha cambiado nada porque no es un ser humano, sino un ángel que nos envía el Señor para que caigamos en el pecado del pensamiento. http://cinedietario.blogspot.com.es/
Toggle Commented Jun 10, 2014 on Antes de que fueran famosos at Quinta Temporada
En la segunda foto de su turno, Chandler es igualico que Leonardo DiCaprio. ¡Dioses! http://cinedietario.blogspot.com.es/
Toggle Commented Jun 10, 2014 on Antes de que fueran famosos at Quinta Temporada
Louie es un álter ego mío que vive en Nueva York. Imposible, por tanto, no reírme con sus desventuras. Una serie de 9, que no de 10, porque a veces, a Louie CK le pierden sus simbolismos del propio ombligo. http://cinedietario.blogspot.com.es/
Toggle Commented Jun 10, 2014 on La bofetada de 'Louie' at Quinta Temporada
Masters of sex fue una de las grandes decepciones del año pasado. Empezó bien porque estábamos ávidos de conocimientos sobre esta pareja tan peculiar, y porque el morbo de los desnudos, para qué engañarnos, nos atraía. Pero luego llegaron las madres, los hijos, los amantes, los secundarios, los líos, las depresiones, los complejos, y San Luis se convirtió en la capital de cualquier culebrón sudamericano. Al final compré el libro en el que se basa la serie y terminé la serie por mi cuenta. No había desnudos en él, pero sí mucha enjundia. http://cinedietario.blogspot.com.es/
Toggle Commented Jun 9, 2014 on Las series del verano at Quinta Temporada
LeonNewman is now following The Typepad Team
Jun 9, 2014