David Huerta’s Favorites

New Post
Image
Las emociones son los conductores, a través de lo sensorial, lo visceral y lo propioceptivo, de regulaciones intercorporales en el apego en la díada madre–hijo, en los comienzos de la vida. Este vínculo de apego se continúa en parte en el psiquismo del adulto al interiorizarse la representación del objeto regulador. Sin embargo, la necesidad de contacto sensorial y propioceptivo es inextinguible puesto que éste es portador de sutiles regulaciones que activan o inhiben funciones fisiológicas en improntas corporales no conscientes que recorren los mismos circuitos que las emociones. Esto provee cierta respuesta de por qué una pérdida puede desencadenar desregulaciones somáticas. Cuando ese apego no fue satisfaciente, el sujeto queda librado a la repetición mecánica de sensaciones que lo calman, no lo satisfacen. Se propone la observación y utilización de las sensaciones corporales tanto del paciente como del terapeuta, indicando trabajo corporal con los primeros, sobre todo ante una pérdida, a efectos de re-unir lo sensoriomotor con lo biográfico. Diversas investigaciones y trabajos, (Winnicott, 1975, Wolfberg, 1993), se refieren a la intersección entre los procesos biológicos y la biografía, tratando de salvar el abismo categorial entre lo psíquico y lo somático. Tratamos de evitar esos cuerpos sin psiquismo o esas mentes incorpóreas que flotan en la nada, producto del tabicamiento entre las disciplinas, aunque huelga reconocer que cada una de ellas tiene sus propios sistemas conceptuales que pueden entrar en relaciones de co-variancia. El camino de frontera es apasionante, allí se intersectan la fisiología y la biografía, dando seres e historias psicosomáticas singulares. Dice Freud en “El yo y el ello” (1923) “El yo en última instancia es derivado de sensaciones corporales, principalmente de aquellas que nacen en la superficie del cuerpo…” Esta presentación constará de 4 partes: 1- Cuerpo, emoción y memorias. Importancia de lo propioceptivo (sensibilidad alojada en los tejidos musculares, articulares, laberinto, etc, que intervienen en la regulación de la postura, la posición en el espacio, etc.), lo sensorial (órganos de los sentidos) y lo visceral (vísceras y órganos) en la emoción, la memoria emocional y en el estilo de apego. 2- Regulación de las funciones corporales en los vínculos de apego. Los trabajos de Hofer (1996) acerca de las regulación de las funciones corporales en vínculos de apego dan cuenta de que lo propioceptivo, lo sensorial y lo visceral conduce y produce regulaciones intercorporales en la díada madre-hijo, aportando o no al sentimiento de seguridad, y luego se trasforma en buena parte (no del todo) en regulación intrapsíquica vía representación en la vida adulta de la relación con el objeto regulador. 3- ¿Cómo interviene el cuerpo en la construcción del sentimiento de seguridad? 4- Necesidad de continuidad de contacto sensorial y propioceptivo en la vida adulta para sostener el sentimiento de seguridad. 5- Abordajes no verbales: ¿cómo llegar a esas memorias que no tienen palabras? 1- Cuerpo, emoción y memorias La mente y el cuerpo aparecen comprometidos en la emoción, que pareciera coordinar ambos. La emoción organiza la percepción, los pensamientos, la memoria, la fisiología,... Continue »
New Post
Image
Por sus peculiaridades fundamentales, la actividad consciente del hombre se distingue radicalmente del comportamiento individualmente variable de los animales. Las diferencias de la actividad consciente del hombre se condensan en tres rasgos fundamentales, diametralmente opuestos a aquellos con los que acabamos de caracterizar la conducta del animal. La primera de esas particularidades consiste en que la actividad consciente del hombre no está forzosamente relacionada con motivaciones biológicas. Es más, la inmensa mayoría de nuestros actos no tiene como base inclinaciones o necesidades biológicas de ninguna índole. Como regla, la actividad del hombre se guía por complejos imperativos que a menudo llaman «superiores» o «espirituales». Entre ellos figuran las necesidades cognoscitivas, que impulsan al hombre a la adquisición de nuevos conocimientos; la necesidad de comunicación; la necesidad de ser útil a la sociedad y ocupar en ella determinada posición y así sucesivamente. A menudo nos tropezamos con situaciones en las que la actividad consciente del hombre no sólo deja de subordinarse a los influjos y necesidades biológicas, sino que entra en conflicto con ellos y hasta los reprime. Son bien conocidos los casos de heroísmo, en los que el hombre, movido por las elevadas motivaciones del patriotismo, cubre con su cuerpo los cañones de las armas y se lanza bajo un tanque y perece, hechos ejemplares de la independencia del comportamiento humano con respecto a las motivaciones biológicas. Formas similares de conducta «desinteresada», a las que no subyacen motivos biológicos, no existen entre los animales. El segundo rasgo distintivo de la actividad consciente del hombre radica en que -a diferencia del comportamiento del animal- ella no está determinada en absoluto ni forzosamente por impresiones vivas recibidas del entorno o por las pautas de la experiencia individual directa. Sabemos que el hombre puede reflejar las condiciones del medio con una profundidad incomparablemente mayor que el animal. Él puede abstraerse de la impresión directa, penetrar en los profundos nexos y relaciones de las cosas, conocer la dependencia causal de los acontecimientos y, una vez desentrañados éstos, orientarse no a las impresiones externas, sino a regularidades más profundas. Así, pues, al salir en un día claro de otoño a dar un paseo, el hombre puede llevar consigo el impermeable, pues sabe que la estación otoñal es inestable. Aquí se supedita al hondo conocimiento de las leyes de la naturaleza, y en modo alguno a la impresión directa que le causa el tiempo, claro y soleado. Cuando el hombre sabe que el agua de un pozo está envenenada, jamás beberá de ella, aunque sufra ardiente sed; en este caso se guía al fijar su comportamiento no por la impresión directa del agua, que le atrae, sino por un conocimiento más profundo de la situación en que él se encuentra. La actividad consciente del hombre puede guiarse no por la impresión directa de la situación externa, sino por un conocimiento más profundo de las leyes intrínsecas que hay tras ella; de ahí que haya todas las razones para decir que la conducta del hombre basada en... Continue »
New Post
Image
Todo un universo de sonidos nos rodea. Espacios llenos de extraños símbolos fonéticos que emanan de la vida misma, tan naturales para nosotros, que aun formando parte del misterio del ser humano y de toda la Creación, apenas provocan en el hombre impresión alguna en su alma. Filósofos, científicos, buscadores de todas las épocas, han intentado desvelarlo, de manera que se pudiera comprender parte de la verdad del hombre: ¿de dónde venimos?, ¿cómo surge la vida?, ¿cuál es nuestro origen?, ¿cómo surgió el lenguaje? De entre todos los buscadores, encontramos el mundo propio de la Tradición. En él se manifiesta de forma natural toda la historia de la Humanidad y del Universo desde los tiempos prehistóricos, que se desarrolla en dos vertientes unidas e inseparables; el mundo de lo interno (las esencias), y el mundo de lo externo (la creación). La Tradición, conducida en el tiempo por la sabiduría ancestral de Maestros y discípulos, se concreta por vez primera para la sociedad occidental en el siglo XIX, con Helena Petrovna Blavatsky, con sus inmortales obras Doctrina Secreta, e Isis Sin Velo. Éstas, tomadas como ficción por muchos científicos, ¿nos aportan algo sobre el origen del lenguaje? Y si es así, ¿las teorías existentes las afirman o las contradicen? Esto es lo que con profundo respeto nos planteamos ver y comparar. Teorías sobre el origen del lenguaje Entre el gran número de teorías existentes, se pueden reducir a dos las más aceptadas. Teoría de la onomatopeya Según la cual, la lengua primitiva vendría a ser una expresión imitativa mediata o inmediata de las percepciones. Se establece como teoría más generalizada. Teoría de las expresiones afectivas Se podría llamar teoría interjeccional, por cuanto la lengua tendría su principio en las diversas exclamaciones que hubiera provocado en el hombre la contemplación del mundo. La Teoría Onomatopéyica nos habla de un lenguaje surgido de la imitación de los diferentes sonidos de la Naturaleza. Sin embargo esta imitación por sí sola no nos resuelve el misterio de cómo llegaron a entenderse y comunicarse los hombres entre sí. Blavatsky clarifica este problema con el concepto de la mente, y nos dice en su Doctrina Secreta: «El hombre, antes del desenvolvimiento de la mente, desarrolló al principio una clase de habla que sólo era un progreso sobre los diversos sonidos de la naturaleza». En la Teoría de las Expresiones Afectivas, se nos dice que el lenguaje no surgió como imitación de los sonidos de la naturaleza, sino de las sensaciones interiores producidas por su contacto con el mundo (asombro, dolor, alegría...) cargado de exclamaciones emocionales. Esta teoría no contradice a la onomatopéyica o imitativa, pues una y otra se complementan perfectamente. El hombre si imita es porque tiene sensaciones. Pero del mismo modo que la teoría anterior, no explica cómo de esa naturaleza animalesca con que se presenta al hombre pudo crearse una relación de ideas. Blavatsky nos dice: «Hasta que el hombre no adquirió completamente la facultad razonadora, no existió el lenguaje propiamente dicho, sino una... Continue »
New Post
Image
Estudio científico de la revista 'British Medical Journal' El sexo oral sin preservativo dispara los casos de cáncer de garganta entre los adolescentes El riesgo aumenta si se han tenido más de seis parejas sexuales a lo largo de la vida Pablo López, 28 de marzo de 2010 a las 10:10 El debate ahora es sobre si se debería vacunar del VPH a los varones como forma de prevención, una decisión que no todos los expertos comparten El artículo científico se titula Oropharyngeal carcinoma related to human papillomavirus y lo publica la prestigiosa revista British Medical Journal. Y el informe concluye con una advertencia: "La práctica del sexo oral sin preservativo está provocando un aumento de los casos de cáncer de boca y garganta entre los jóvenes" El riesgo aumenta si se han tenido más de seis parejas sexuales a lo largo de la vida, se ha practicado sexo oral con al menos cuatro de ellos y, para los varones, el comienzo de encuentros sexuales a una edad temprana. Los científicos británicos han detectado la presencia cada vez mayor del virus del papiloma humano (VPH) -el culpable del cáncer de cuello de útero en las mujeres- en los enfermos con tumores orales. El debate ahora es sobre si se debería vacunar del VPH a los varones como forma de prevención, una decisión que no todos los expertos comparten. Detectar la presencia del virus en los chicos es complicada. No se ve a simple vista y los hombres no consultan con regularidad al urólogo. Además, la inyección es cara. Según los autores de la investigación, el aumento de casos de cáncer bucal supone importantes implicaciones fuera del campo de la salud. Los pacientes con VPH relacionados con estos tumores son, en general, más jóvenes y están en edad de trabajar. Como este cáncer parece ser menos mortal que los causados por factores como fumar o beber, los pacientes pueden vivir más tiempo con los efectos físicos y psicológicos del tratamiento, por lo que probablemente requerirán el «apoyo prolongado de los servicios sociales y de salud». fuente: http://www.periodistadigital.com/salud/investigacion/2010/03/28/cancer-garganta-adolescentes-relaciones-orales-sin-preservativo.shtml Virus del Papiloma Humano (VPH) El virus del papiloma humano (VPH) es una enfermedad de transmisión sexual viral. Es la enfermedad de transmisión sexual más común de los Estados Unidos. La mayoría de los tipos de VPH no presenta síntomas. Algunos tipos de VPH pueden causar verrugas en el área genital (pene, escroto, ingle, muslo, vulva, dentro o alrededor de la vagina o el ano y en la cérvix) o en el revestimiento de la boca y la garganta. Ciertas cepas o tipos virales del VPH pueden conducir a cáncer del cuello uterino. No existe cura para esta enfermedad. No obstante, la mayoría de las infecciones no producen problemas clínicos y desaparecen sin tratamiento dentro de 1 a 2 años. Transmisión (cómo ocurre el contagio): Existen casi 100 cepas de este virus. Cerca de 30 se transmiten a través del contacto sexual. El contagio ocurre a través de sexo oral, anal o vaginal, y... Continue »
New Post
Image
Fragmento de un Prólogo Por José María Poveda. Madrid, 2001 La comunicación por la palabra es capaz de proporcionar una lucidez generalmente fría. La comunicación no verbal y la paraverbal (entonación) proporcionan un colorido, una calidez que el discurso escrito, cuando no es poético, difícilmente alcanza. La educación a partir de los griegos y hasta finales del siglo XX, se ha basado en la palabra, se ha hecho más abstracta, ha utilizado menos la comunicación por imágenes. La educación occidental ha cultivado generalmente poco el pensamiento visual, tanto para referirse a lo concreto como a lo simbólico. Sin embargo, durante los miles de años precedentes, los seres humanos desarrollaron su actividad en un mundo caracterizado por su inmediatez y por su presencia visual y concreta. Durante siglos estas personas vivieron una relación fluida con la naturaleza, en la que como cazadores recolectores debían de conocer las conductas de los animales para poder actuar adecuadamente. Formaban parte de su repertorio la curiosidad, la búsqueda de estímulos placenteros, las reacciones rápidas e instintivas ante situaciones y peligros. Hoy comenzamos a saber mejor que una parte muy concreta del cerebro, al que se ha llamado cerebro básico o cerebro reptiliano, es el que soporta este tipo de actividades. Permite con rapidez la adaptación por medio de respuestas elementales poco complicadas emocional o intelectualmente. Este modo de actuar de nuestros antecesores es el responsable de que estemos aquí como seres vivos. Su carácter más específico desde el punto de vista temporal es su adecuación al presente. Esta conducta no está primariamente basada en consideraciones basadas en las experiencias previas ni en los efectos a medio o largo plazo. Las conductas de las personas calificadas como de psicópatas se ajustan a este patrón de conducta. En situaciones bélicas estas formas de ser y actuar tienen una gran capacidad de adaptación. El manejo del fuego hizo posible transformar el inseguro mundo de la noche en un periodo cálido de encuentro en forma de hogar. El fuego hizo posibles nuevas formas de ver. Contribuyó de manera decisiva a un gran cambio en la forma de alimentación el paso de lo crudo a lo cocido. Las gentes que vivieron en tiempos lejanos en lugares como Atapuerca estaban iniciando el desarrollo y cultivo de una segunda parte más sofisticada del cerebro. Esta parte es capaz de poner el pasado en el presente y se activa cuando nos emocionamos. Es el llamado cerebro emocional o cerebro límbico. Facilita la calidad de vida que da la calidez en las relaciones humanas. Es razonable pensar que el desarrollo de la memoria se asocia a momentos emocionalmente intensos, como la muerte de los seres queridos. La aparición de enterramientos implica una consideración por el pasado. Muestra una capacidad de trascender el imperativo del presente dando respeto al pasado. La parte oscura del avance aparece cuando el exceso del peso del pasado puede facilitar las exageraciones emocionales llamadas neurosis. La aparición de los calendarios implica que los seres humanos comenzaron a desarrollar progresivamente la... Continue »
New Post
Image
El doctor Elías dice que hoy resulta una verdad incuestionable que las características emocionales de un adulto dependen en gran medida de lo que le haya sucedido en sus primeros años de vida. Y es cierto, así lo confirman gran cantidad de investigaciones en áreas como la psicología evolutiva, la observación psicoanalítica de bebés, e incluso las neurociencias. Los seres humanos nacen con una predisposición genética, pero esta es modificada por las experiencias de vida. Fíjense que ya durante el embarazo se inicia el aprendizaje. Los bebés no sólo reconocen determinadas voces como la de los padres sino que después de nacer muestran una clara preferencia por la música que percibieron mientras estaban en el útero. A pesar de que el recién nacido regula espontáneamente su respiración, sus latidos cardiacos o su temperatura, está indefenso frente a sus emociones. Necesita de su madre o de quien lo cuide, no sólo para que lo calmen sino también para que comprendan lo que siente. Eso le permitirá en el futuro aprender a reconocer sus propios sentimientos y necesidades. Esa particular indefensión original lo obliga para sobrevivir a estar en contacto con otro adulto desde el comienzo mismo de su vida. Ese adulto que necesariamente forma parte de una comunidad va a acercar al bebe elementos propios de esa cultura de modo tal que lo hereditario se interrelaciona desde el primer momento con lo cultural. Esta interacción se convertirá en un elemento decisivo para la personalidad futura del niño. A partir de la infancia intentará conjugar los conflictos que se le plantean entre sus deseos personales y los valores sociales aceptables. Un bebé necesita experimentar algo pocas veces para inaugurar un registro mental y cerebral que volverá a emerger en el futuro ante circunstancias similares. El decodificador va tomando esas huellas de experiencia. Así se van formando en el decodificador esquemas y modelos operativos que se construyen en parte por la experiencia real y en gran medida por la interpretación que de ellos se haga. Los padres tienen su propio estilo emocional. Algunos por ejemplo censuran la tristeza pero permiten el enojo; otros valoran el esfuerzo pero no la queja... más adelante estos registros del niño servirán de base para su relación emocional con el mundo. La mente humana puede generar métodos drásticos para evitar las emociones conflictivas. Por ejemplo no poder reconocer ante sí o ante terceros que se está triste, celoso o enojado... Esta represión y negación a veces está fomentada también por la cultura que con frecuencia por ejemplo valora una masculinidad poco sensible, idealizando al individuo duro que se mantiene alejado de sus emociones. En cuántas sociedades hemos visto eso, ¿no? El cuerpo sin embargo registra inexorablemente lo que se intenta evitar sentir aumentando su ritmo cardiaco, incrementando los niveles de adrenalina y de presión arterial, etc., por lo cual las emociones terminan resonando finalmente en distintos órganos. Ni hablar de nuestro campo áurico que se reduce notoriamente. Diversas investigaciones subrayan la importancia de regular de manera adecuada la... Continue »
New Post
Image
Patología Social es una presentación de Peter Joseph brindada en marzo de 2010 en Nueva York. Describe en detalle el actual estado de cosas. Hace primero un diagnóstico de la sociedad y el sistema en este momento, y sus consecuencias (desigualdad, escasez) en nuestra cultura y salud. Luego analiza sus tendencias, explicando las diversas situaciones de colapso (financiero, energético, medioambiental) a las que nos está llevando. Por úlitmo realiza un pantallazo general a lo que sería la transición a una Economía Basada en Recursos, que creemos la respuesta para estas complicaciones que plantea el presente y el futuro. El orden de los documentales sería: 1 - Zeitgeist the movie 2 - Zeitgeist Addendum 3 - The Zeitgeist Movement Orientation Presentation 4 - Where are we now? 5 - Where are we going? 6 - Social Pathology 7 - Zeitgeist moving forward Continue »
New Post
Image
TERESA FORCADES, doctora en Salud Pública, hace una reflexión sobre la historia de la GRIPE A, aportando datos científicos, y enumerando las irregularidades relacionadas con el tema. Explica las consecuencias de la declaracion de PANDEMIA, las implicaciones políticas que de ello se derivan y hace una propuesta para mantener la calma, así como un llamamiento urgente para activar los mecanismos legales y de participación ciudadana en relación a este tema. Después de prácticamente tres meses de trabajo, el documental sobre la Gripe A que iniciamos Judith y yo, ve la luz. Al final se ha llamadoLA GRIPE A o EL MARKETING DEL MIEDO, nombre inspirado en el libro recién publicado de Miguel Jara, “La SALUD que VIENE, nuevas enfermades y el marketing del miedo“, donde desmenuza con claridad cuales son los entresijos de la creación artificial de enfermedades para el lucro, principalmente, de los laboratorios farmacéuticos. Y no critico que quieran lucrarse, todos intentamos ganarnos la vida lo mejor posible, pero sí critico que lo hagan a costa de nuestra salud, y supongo que de manera inconsciente, de la suya propia también, pues dudo que hoy en día nadie -ni ellos- pueda escaparse de la avalancha de productos químicos que nos invaden en todos los campos. Hay quienes nos están dando el grito de alerta – los centinelas de la vida– pero cuando la mayor parte de la población es sorda, de poco sirve que algunos griten. A hablar de esos centinelas voy a dedicar parte de mi trabajo a partir de ahora, pues me apetece contar su historia. CAMPANAS POR LA GRIPE A from ALISH on Vimeo. Mi agradecimiento a todos los que se han dejado entrevistar por mi – tiene su mérito – y han colaborado en que este documental sea una realidad. Gracias a Teresa Forcades, Juan Gervas, Xavier Uriarte, Santos Martín, Máximo Sandín, Miguel Jara y Jesús M. Reina. Y especialmente a Jesús, que sin saber nada de este tema, hizo una inmersión en el mundo de las leyes sanitarias solamente para que yo pudiera entrevistarle. Ahora ha puesto a disposición de todos y por escrito, la entrevista que le hice, y todas las leyes que ha utilizado. Además, ha acuñado un término que me gusta mucho: abogacía ética. ¿Por qué me sorprende este concepto? ¿Serà que no hay muchos abogados éticos? Ha sido duro elegir los “mejores” trozos para confeccionar el puzzle que ha supuesto este trabajo. Y cuando digo “mejores”, quiero decir que he elegido el material en función de lo que creía que era mi deber moral divulgar. De todas maneras, puesto que cada una de las entrevistas son especialmente interesantes, ahora voy a ir publicándolas una a una, en función de lo que el tiempo me permita. Llegó la hora de escucharlos… http://timefortruth.es/general/el-marketing-del-miedo/ http://vimeo.com/6790193 http://content.nejm.org/cgi/content/full/361/3/279 EL MARKETING DEL MIEDO 1/2 from ALISH on Vimeo. EL MARKETING DEL MIEDO 2/2 from ALISH on Vimeo. fuente: http://wide-awakeness.blogspot.com/search/label/Gripe%20A Continue »
New Post
Image
Detallada investigación sobre la conciencia humana, el presente libro, uno de los más originales ensayos de los últimos tiempos, refuta la teoría tradicional de la conciencia basada en el sentido común y presenta un nuevo modelo fundamentado en una ingente cantidad de datos, tomados a su vez de campos tan diversos como la neurociencia, la psicología, la filosofía y la inteligencia articifial. La visión de Dennett sobre el tema, así, es antiintuitiva pero convincente, y, como en toda teoría revolucionaria, su fuerza y su capacidad para sorprender aparecen íntimamente relacionadas. El resultado es un útil y accesible recorrido por el campo de la filosofía de la mente a partir del cual nuestras actuales teorías sobre la vida consciente -de las personas, de los animales e incluso de los robots- puede que se vean profundamente afectadas por nuevas y fascinantes perspectivas. Sin duda uno de los mejores ejemplos de libro científico dirigido tanto a profesionales como a lectores no especializados, La conciencia explicada constituye finalmente un trabajo filosófico de la mejor especie: sencillo, pero sin caer en la trivialidad; bien documentado, pero sin abrumar con un exceso de información. Como ha dicho Howard Gardner, "una notable reflexión sobre la conciencia… a cargo de uno de nuestros más sobresalientes pensadores". «¡Claro que somos máquinas! Somos máquinas muy, muy complicadas y muy, muy evolucionadas, hechas de moléculas orgánicas en vez de metal y silicio, y nosotros somos conscientes, de modo que también puede haber máquinas conscientes: nosotros.» (Daniel Clement Dennett. La conciencia explicada. Paidós, Barcelona - Buenos Aires, p. 443) En este libro, Dennett argumenta a favor de la construcción individual del yo. La esencia de su tesis es la singularidad del lenguaje humano. Como él relata, la araña, el castor, el caracol y las termitas, cuando construyen, no tienen por qué saber lo que hacen; la araña construye telas, el castor diques, el caracol una concha dura y las termitas grandes palacios. «Pero las construcciones más extrañas y maravillosas de todo el mundo animal son las increíbles y complejas construcciones que levanta un primate, el Homo sapiens. Todo individuo normal de esta especie construye un yo. A partir de su cerebro teje una tela de palabras y de actos, y, como las demás criaturas, no tiene por qué saber qué está haciendo; sólo lo hace. Esa tela lo proteje, como la concha del caracol, le proporciona el sustento, como la tela de la araña, y favorece sus perspectivas para el sexo, como la glorieta del pájaro jardinero. Al contrario de la araña, sin embargo, un ser humano no exuda su tela, sino que, como un castor, trabaja muy duro para recoger los materiales con los que construir su fortaleza. Como un pájaro jardinero se apropia de aquellos objetos que le gustan -a él o a su pareja-, incluidos muchos que fueron diseñados por otros con propósitos muy distintos.» (op. cit., p. 426) Dennett finaliza haciendo un alegato a favor de la existencia de la inmortalidad, a semejanza de la pervivencia del software... Continue »
New Post
Image
Esta es la obra más importante del sociólogo alemán Ulrich Beck, escrita en la década de 1980 bajo los efectos de la catástrofe nuclear de Chernobyl. Aquí plantea que vivimos el pasaje desde la modernidad industrial hacia una sociedad del riesgo, a través de una transformación producida por la confrontación de la modernidad con las consecuencias no deseadas de sus propias acciones. El desarrollo industrial no regulado por el sistema político produce riesgos de una nueva magnitud: son incalculables, imprevisibles e incontrolables por la sociedad actual. Además, estos riesgos no pueden afrontarse desde los Estados Nación por cuanto trascienden sus fronteras. Ello implica que surge objetivamente una comunidad mundial, que falta -y será necesario- construir de forma política. La sociedad del riesgo implica una serie de cambios que pintan un paisaje de la actualidad e invitan a reflexionar: a) el pasaje de una sociedad de clases a una sociedad de riesgos (según Beck, el smog es democrático puesto que su efecto alcanza a todas las clases sociales); b) el pasaje de una sociedad estamental, de identidades fijas sostenidas en la etnia, la religión, el trabajo, a una sociedad de individuación cada vez mayor, en la que las personas construyen sus trayectorias en forma reflexiva, escogiendo sus trabajos, sus parejas, sus modos de vivir; c) el cambio del estatuto de la ciencia, desde una situación de monopolio del saber, hacia un escenario en el que las opiniones de expertos compiten con el saber lego y con la racionalidad social. El libro incluye una descripción detallada de las transformaciones contemporáneas en el proceso de trabajo (individualización de las tareas, desregulación, precarización del empleo, generalización del desempleo), en el rol de la mujer (incorporación al mercado de trabajo, mayor independencia), y en las ciencias (cambio de paradigmas, necesidad de incorporar la interdisciplinariedad, competencia de saberes). Esta obra resulta ya un clásico de la sociología contemporánea, ha sido revitalizada por los eventos del 11 de septiembre de 2001, que desencadenaron lo que Beck considera la primera guerra contra un riesgo global. Asimismo, el concepto de sociedad del riesgo permite analizar fenómenos actuales como la gripe aviar, el aumento de huracanes cada vez más fuertes producidos por el recalentamiento del planeta, o el Tsunami que abatió al mundo en el año 2004. El autor se basa en ocho puntos que considera clave para hablar sobre el concepto de riesgo y sociedad riesgo. 1-. Los riesgos no se refieren a los daños producidos. No son lo mismo que la destrucción, aunque sí una amenaza de ésta. El discurso de los riesgos empieza donde acaba nuestra confianza en la seguridad y deja de ser relevante cuando ocurre la catástrofe potencial. El riesgo caracteriza un peculiar estado intermedio entre la seguridad y la destrucción. De última forma, es la percepción y la definición cultural la que constituye el riesgo. La sociología del riesgo constituye una virtualidad real, constructivismo y realismo consiguen complementarse. El ``devenir real´´ del riesgo está directamente relacionado con su mediación, es decir, una vez que... Continue »
New Post
Image
``Un carro con ruedas radiadas no sólo lleva grano u otras mercancías de un lugar a otro; lleva la brillante idea de un carro con ruedas radiadas de una mente a otra''. Quienes vieron por primera vez este nuevo invento lo asimilaron por imitación y lo difundieron: la idea ``rueda radiada'' se transmitió por imitación aunque los carreteros pensaban que lo importante de su carga era el grano. La transmisión cultural, los procesos de formación y circulación de ideas que se imponen más o menos rápidamente en una época o en una sociedad determinada, siguen unos caminos que no son reductibles solamente a los que describen las teorías clásicas de la información o de la comunicación —que estudian los canales, los sistemas de codificación, los medios de comunicación, etc.—, y que no se reducen tampoco a los mecanismos de difusión o transmisión cultural estudiados por los antropólogos o los sociólogos, sino que supone además un proceso de asimilación mental y afectivo que se efectúa en interacción con el medio cultural, y que manifiesta los rasgos propios de un proceso evolutivo. Desde esta perspectiva, la transmisión cultural empieza a ser estudiada por la biología y, especialmente, por la etología, que no tienen reparo en hablar, en sentido fuerte, de evolución cultural más que de mera transmisión cultural. Este estudio se efectúa en el seno de una concepción amplia de la cultura entendida de manera informacional: una cultura es información transmitida entre miembros de una misma especie, por aprendizaje social mediante la imitación, por la enseñanza o por asimilación. También desde el ámbito de la semiología se empieza a señalar que la transmisión cultural se sustenta en procesos que impregnan el conjunto del tejido social y que van más allá de las consabidas presiones de los medios de comunicación. Así, recientemente, Umberto Eco señalaba que ``desde hace varios decenios circula la teoría según la cual los medios de comunicación no siempre crean opinión, sino que refuerzan la que ya circula. [...] Tomemos el ejemplo de la muerte de Lady Diana. [...] Lo que sucedió con su muerte no fue un efecto determinado por los medios de comunicación, [...] los medios de comunicación lo reforzaron, pero dicho efecto surgió de forma independiente. [...] Los medios de comunicación interactúan con otros flujos de ideas y sentimientos que atraviesan el cuerpo social''. La cuestión es, ¿cómo se desarrollan y transmiten estos flujos de ideas?, ¿por qué razón se adueñan rápidamente de amplias capas de la población, incluso a miles de kilómetros de distancia, de manera relativamente independiente de los medios de comunicación, como señala Eco? La cultura se transmite entre individuos de una misma especie (en este sentido cabe hablar también de cultura animal, como lo prueban, por ejemplo, los estudios sobre el aprendizaje y transmisión de los cantos de muchas aves) y en este proceso de transmisión —en el que, obviamente, tiene un papel destacado los media— se produce un proceso evolutivo. Desde hace tiempo varios autores han señalado las similitudes entre la evolución... Continue »
New Post
Image
También llamados productos ecológicos o biológicos, son productos vegetales, animales o sus derivados, que se producen y elaboran con sustancias naturales. En la producción de alimentos orgánicos no se emplean plaguicidas ni fertilizantes de síntesis química. Están libres de hormonas, antibióticos, residuos de metales pesados, sin uso de colorantes y saborizantes artificiales, así como de Organismos genéticamente Modificados (OGM). Los alimentos orgánicos se caracterizan por su alto valor nutricional, ya que, generalmente, poseen una mayor concentración de minerales, vitaminas y otros nutrientes que aquellos producidos en sistemas con alto uso de agroquímicos. Para que un producto sea denominado como Orgánico , debe estar certificado (por un Organismo Certificador, por Sistemas Participativos de Garantía o por la Secretaría). La producción orgánica protege el medio ambiente La agricultura y ganadería orgánicas disminuyen la carga química sobre el ambiente, al no aplicar plaguicidas, herbicidas, fertilizantes químicos, etc., en su sistema de producción. Las prácticas orgánicas por tanto, ayudan a reducir la contaminación química del suelo, agua y atmósfera. Asimismo, los métodos de producción orgánica tienen como objetivo reducir la erosión de los suelos, favorecer la biodiversidad y hacer un uso adecuado de los recursos naturales. Protege tu salud Los productos orgánicos, por su proceso de producción, están libres de residuos tóxicos, los cuales pueden ser causa de enfermedades o daños a la salud. Por ello son asimilados de mejor manera en tu organismo. Tipos de productos Alimentos: carne, huevo, leche, queso, fruta, hortalizas, verdura, miel, azúcar, dulces, bebidas, cereales, pan, semillas, chocolate, té, café, botanas, mermeladas, embutidos, etc. Otros: jabón de pasta, jabón de tocador, shampoo, detergente en polvo, en pasta o líquido, cosméticos, cremas, faciales y corporales, lociones, mascarillas, ropa, artesanías, etc. Productos Confiables La Producción Orgánica en México está regulada por la Ley de Productos Orgánicos, los productos orgánicos son certificados por Organismos de Certificación acreditados. Para que un productor pueda recibir el certificado orgánico y comercializar sus productos como tales, debe realizar las prácticas orgánicas por un periodo previo de entre dos y tres años, en función del tipo de producto, siempre verificado por un organismo de control autorizado. fuente: ww.senasica.gob.mx http://www.alimentacion-sana.com.ar/informaciones/Chef/productosorganicos.htm http://www.alimentacion-sana.com.ar/informaciones/novedades/organicos1.htm Cosmética Orgánica Cafe Orgánico Organicos Continue »
New Post
Image
"Tenía entonces toda la tierra una sola lengua y unas mismas palabras." (Génesis 11:1) Son en la actualidad unas seis mil quinientas las lenguas que se hablan en nuestro mundo. De ellas, solamente veinticinco pueden considerarse importantes por su extensión y por su producción escrita. La pregunta que ha preocupado siempre a pensadores y lingüistas es inmediata: ¿De dónde surgió tal diversidad? ¿Cuál fue el origen de todas las lenguas? Desde que Charles Robert Darwln, en el año 1871, escribía la frase: "Creemos que la facultad del lenguaje articulado no ofrece tampoco seria objeción a la hipótesis de que el hombre descienda de una forma inferior", en su famosa obra "El origen del hombre", se han venido publicando toneladas de libros en favor de esta teoría: La teoría de la evolución del lenguaje, según la cual la enorme variedad de lenguas que existen actualmente se habrían originado a partir de los gruñidos y gritos intermitentes de los monos antecesores -según el transformismo del hombre. Se ha supuesto, que los hombres empezaron por imitar los sonidos que oían en los animales (bú-bú), o a lanzar gritos emocionales instintivos (pú, pú) o cantos de sincronización al trabajar en equipo (yo-je-jo), más o menos como los remeros del Volga, y todo esto dio origen al lenguaje. Engels, en su "Dialéctica de la naturaleza" dice: "... los hombres en formación llegaron a un punto en que tuvieron necesidad de decirse algo los unos a los otros. La necesidad creó el órgano. La laringe poco desarrollada del mono se fue transformando... mientras los órganos de la boca aprendían a pronunciar un sonido tras otro." Y esto es, en definitiva, lo que se acepta hoy. Mayoritariamente se cree, se escribe y se enseña que de los gruñidos han surgido las modernas gramáticas; de lo simple lo complejo y de lo primitivo lo civilizado. Hasta tal punto esto es así que los modernos métodos "científicos" para la investigación del origen del lenguaje se centran en la observación de los recién nacidos, desde sus primeros balbuceos, y en el estudio de retrasados mentales, pues según Maistre (1963), estos deficientes nos marcarían las etapas por las que la inteligencia humana tuvo que pasar para conseguir hablar. Pero ¿estamos ya en condiciones de responder a la pregunta inicial? ¿Es la teoría de la evolución del lenguaje la explicación científica definitiva al problema del origen de las lenguas? Pues parece que no; la cosa no es tan simple como creían Darwin, Engels y sus correligionarios. SE PROHIBE HABLAR SOBRE EL ORIGEN DEL LENGUAJE La ciencia que estudia las leyes humanas del lenguaje (Lingüística), acabó desechando -ya siglo pasado- el problema del origen de las lenguas, por considerarlo incompatible con la objetividad científica. Así, en el año 1866, la Sociedad Lingüística de París prohibió en sus estatutos que se tratase sobre el tema en cuestión, negándose a aceptar cualquier comunicación en éste sentido, el problema supera los límites de la observación científica. Se afirmaba que cualquier discusión acerca del origen del lenguaje... Continue »
New Post
Image
La necesidad estimula la creatividad, el esfuerzo, la acción, la iniciativa, la fortaleza, la eficiencia, la solidaridad, el cambio. La comodidad, al contrario, produce idiocia, pereza, pasividad, conformismo, debilidad, incapacidad, egoísmo, inmovilismo. Parece que el ser humano es capaz, en ocasiones, de sacar a la luz sus mejores facetas cuando las cosas van peor. Así, en las situaciones extremas, sacamos a relucir nuestro auténtico yo. La vida, especialmente cuando no nos trata bien, nos pone a prueba, nos permite conocernos a nosotros mismos. En medio del horror de la guerra, en medio del infierno, el ser humano es capaz de sentir compasión, de sacrificarse por los demás, cuando no es dominado por la locura de la situación que vive. Así, la creatividad artística o científica, muchas veces, son hijas de la soledad, de la necesidad de comunicación insatisfecha, de la desesperación, de la incomprensión. Abundan en la historia los casos de grandes genios que tenían grandes problemas que ellos conseguían superar o sobrellevar a base de su genialidad. El sufrimiento inspira. Según Freud, la inspiración es producto de un conflicto psicológico no resuelto o de un trauma de la infancia. Las dificultades estimulan el afán de superación. La solidaridad emerge cuando la situación crítica lo requiere, cuando la necesidad es extrema. Esto podemos observarlo ante cualquier catástrofe natural. La eficiencia aumenta cuando la necesidad de gestionar mejor los recursos apremia, cuando la escasez es grande. Una familia pobre gestiona mejor su economía que una familia rica. El despilfarro existe cuando hay abundancia. El ser humano tiene tendencias contrapuestas que en función del entorno, del contexto, de las circunstancias, pueden amplificarse o atenuarse. El ser humano es capaz de lo peor y de lo mejor. Pero, extrañamente, muchas veces, saca lo peor de sí cuando todo le va bien, y lo mejor de sí cuando todo le va mal. La comodidad lo empeora y la necesidad lo mejora. Como decía Ortega y Gasset: En el dolor nos hacemos, y en el placer nos gastamos. Parece que sufrir nos hace mejores personas. Al sufrir, sentimos más, nos hacemos más comprensivos para con los demás, nos hacemos menos egoístas, nos volvemos más humildes. Al sufrir, nos volvemos más humildes porque nos damos cuenta de nuestras limitaciones, de nuestras debilidades. Nos damos cuenta de que somos vulnerables, de que no somos perfectos, y por tanto nos volvemos también más tolerantes. Al sufrir en primera persona, nos concienciamos más sobre la necesidad de ser ayudados y por tanto de ayudar también a los necesitados, nos hacemos más compasivos, más solidarios. El sufrimiento aumenta nuestra empatía, nuestra capacidad para sintonizar emocionalmente con los demás. El sufrimiento conduce al amor al prójimo. Los actos más solidarios suelen ser más habituales entre los desvalidos que entre los opulentos. La solidaridad está más desarrollada en las clases bajas que en las clases altas. Ciertas dosis de sufrimiento nos hacen más humanos, en el mejor sentido de la palabra. Incluso, a veces, sufrir nos inspira porque al aumentar nuestra conciencia... Continue »
New Post
Image
El conocimiento de que la conciencia varía y que podemos aprender a controlar esa variación es la llave para aprender la práctica y teoría de la conciencia. Esta práctica está basada en el simple esfuerzo de estar atentos a nosotros mismos en nuestro medio ambiente. La teoría de la conciencia se plasma como resultado de la práctica y sirve como un mapa para guiar prácticas futuras. Introducción Por lo menos diariamente experimentamos la variación de nuestro nivel personal de conciencia. Por ejemplo, podemos verlo cuando nos despertamos por la mañana. Salimos de un estado de sueño y progresivamente comprendemos que estamos en la cama, luego que es sábado por la mañana y así sucesivamente. Es algo con lo que estamos íntimamente familiarizados, pero antes de encontrarse con este juego de ideas, no atribuya particular importancia a ello. Podemos tomar algunos de estos recuerdos de conocimiento pasivo, y hacer algún esfuerzo para explorarlos. Si usted quiere un reto, trate de ser consciente de sus músculos faciales cuando usted quita su frazada por la mañana. Podemos efectuar un cambio en nuestra conciencia intentando estar más concientes, observando, por ejemplo, que cuando escribimos o hablamos nuestros hombros tienen una cierta tensión, nuestra postura asume una cierta actitud, estamos sintiéndonos intranquilos o alegres, nerviosos o cómodos. Agregando cada vez más temas a nuestra conciencia podemos ser considerablemente más conscientes de lo que éramos sólo momentos antes. Al reconocer el hecho de tales variaciones en nuestra conciencia llegamos a lo que es quizás la primera teoría provisional sobre que la conciencia parece ser un continuo. Es decir, los rangos de conciencia que percibimos parecen encajar muy bien en un continuo que se extiende desde un profundo sueño inconsciente hasta la conciencia más lúcida. Qué tan lejos va esto?, Qué tan conscientes podemos estar de ello?, es difícil de decir (si de hecho hay algún límite). Podemos haber tenido experiencias de una calidad de conciencia que parecen lejanas, extraídas de nuestros relativamente magros intentos de aumentar la conciencia, pero al menos puede decirse que tales estados elevados de conciencia no están fuera de la posibilidad, que ellos están en el mismo continuo, y es posible que estos elevados estados pueden de alguna manera ser alcanzados intencionalmente, si podemos continuar aumentando nuestros esfuerzos exitosos para ser más conscientes en la vida. En cualquier caso, a menos que alcancemos un punto en el que seamos incapaces de aumentar nuestra conciencia por esfuerzos adicionales personales, parece deseable continuar haciendo esfuerzos para aumentar la conciencia mientras los esfuerzos sean fructíferos. La Práctica de Conciencia - The Practice of Consciousness La práctica de conciencia puede realizarse haciendo esfuerzos para ser conscientes de nosotros mismos en cualquiera y todas las situaciones. Si resolvemos ser continuamente conscientes de nosotros mismos a lo largo del día, primero descubrimos que no podemos hacerlo. Constantemente nos distraemos y, si somos honrados con nosotros mismos, debemos admitir que nos pasamos nuestro día más distraídos que conscientes. Esta distracción general puede verse como una clase de conocimiento preciso;... Continue »
New Post
Image
All that is necessary for the triumph of evil is that good men do nothing. Para que la maldad florezca, sólo hace falta que la gente buena no haga nada. Edmund Burke Cuando Edmund Burke, el gran político y primer crítico de la Revolución Francesa, escribió que «lo único necesario para el triunfo del mal es que los buenos no hagan nada», sin duda dijo una gran verdad. No parece que se requiera una inteligencia particularmente despierta para hacerse cargo de que si el mal no encuentra oposición ni resistencia acaba siempre por imponerse. Pocos y distraídos Lamentablemente hay, a veces, épocas en la historia, y nos encontramos en una de ellas, en las que el oscurecimiento de la razón lleva a negar, o a poner en duda al menos, incluso los principios más elementales y más generalmente probados por la experiencia de muchas generaciones. Por supuesto, hay que evitar que el mal triunfe, sí, y en esto hay conformidad; pero ¿qué es lo malo, qué es el mal? Hoy, por ejemplo, no se acepta universalmente que el divorcio, la homosexualidad o el aborto sean un mal; tan no se acepta, que hay gobiernos que han legislado en el sentido de hacer la práctica del divorcio, de la homosexualidad o del aborto tan legal como la práctica de la fidelidad al vínculo (hasta que la muerte los separe), el uso natural del sexo o el respeto a la vida. Claro está que esto es un hecho que ya de por sí tiene un alto valor demostrativo de lo actual que resulta la afirmación de Burke. Si ha sido posible el triunfo del mal hasta el punto de ser elevado al mismo nivel que el bien es, sin duda, porque los «buenos» no han hecho por evitarlo gran cosa de su parte, o quizás nada. O acaso porque, si había «buenos», eran pocos, o estaban distraídos, o ni siquiera sabían que hubiera que hacer algo; o si lo sabían, no sabían qué, o quizá no podían hacerlo. En todo caso, y fuera ello lo que fuere, el hecho es que el mundo de hoy, a juzgar por lo que se ve, se oye y se vive, da la impresión de un triunfo del mal. El triunfo del bien Si viviera ahora, en estos tiempos, Donoso Cortés, y pudiera contemplar el panorama que ofrece el mundo -el sudeste asiático, y Camboya, y los regímenes socialistas oprimiendo hasta casi la asfixia a centenares de millones de hombres, y la descomposición de la sociedad en los países occidentales, y el abuso de los poderosos, y la miseria de los pobres, y el desprecio de los valores morales, y sobre todo la tremenda confusión de las mentes‑, si contemplara todo este descorazonador espectáculo, es muy probable que no se asombrara demasiado, si bien se afligiría mucho. El había afirmado, hace ya más de un siglo, que en el mundo el mal vence naturalmente al bien, pues el triunfo del bien sobre el mal en este... Continue »
New Post
Image
CUANDO COMER NO SIEMPRE ES ALIMENTARSE Nutrición adecuada = Vida saludable Una buena alimentación, sana y equilibrada, ajustada a cada etapa de la vida, reporta bienestar al organismo y previene el desarrollo de enfermedades. Cuando Hipócrates dijo "deja que la comida sea tu medicina y la medicina tu comida", no imaginaba la sobreoferta alimentaria actual. Sin embargo, esa primera relación entre alimentos y salud, establecida por el padre de la medicina hace más de dos mil cuatrocientos años, persiste hasta nuestros días como una suerte de axioma. Para la Organización Mundial de la Salud elegir una alimentación adecuada no solo refuerza el sistema inmunológico sino que también previene el desarrollo de patologías ligadas a la malnutrición tales como obesidad, dolencias cardiovasculares, distintos tipos de cáncer, diabetes e hipertensión. "En el siglo XIX, se hablaba de enfermedades contagiosas, como la sífilis o la tuberculosis y ahora, nos encontramos con enfermedades crónicas no transmisibles ligadas a la nutrición", señala la Lic. María Emilia Mazzei, desde la Fundación Cardiológica Argentina. ¿Qué comer entonces?. ¿Cómo organizar una dieta saludable?. Para la médica endocrinóloga María Ana Sina, un plan alimentario debe ser: "completo, porque tienen que estar todos los alimentos; suficiente, en cuanto a las cantidades necesarias para cada persona; proporcionado en los alimentos entre sí, porque de nada sirve comer sólo carne o pastas, y tiene que ser adecuado para cada situación y etapa de la vida." Qué, cómo, cuándo? La Lic. Mazzei señala que comer "no implica una nutrición conveniente" y para que ésta se logre es necesario asegurar la ingesta de los alimentos de los cinco grupos básicos: almidones, verduras y frutas, proteínas (carnes, quesos, huevos), lácteos y sustancias grasas. (ver recuadro) A las demandas y necesidades nutricionales que el organismo necesita para mantener sus funciones vitales y regenerar las células perdidas, se suma la posibilidad de seleccionar los alimentos más saludables. "Podemos llamar al delivery" - señala la Dra. Sina- pero en vez de pedir milanesas con papas fritas, elegir un cuarto de pollo al limón con ensalada. Los vegetales, por su alto contenido en fibra, pueden prevenir el cáncer de colon, porque ayudan a que los intestinos estén regularizados. Además, comer mucha cantidad de vegetales también disminuye el riesgo de obesidad." Para la profesional, lo importante es la moderación. "En un plan nutricional amplio, no hay alimentos prohibidos, ni siquiera las grasas. Distinto es el caso de aquellas que requieren restricciones sobre algunos alimentos porque presentan alguna patología como los celíacos, los diabéticos, o algún trastorno digestivo o hepático." El programa Educando, de la Fundación Cardiológica Argentina -que apunta a prevenir las enfermedades cardiovasculares desde la niñez- define dos grupos alimentarios: el Amigo preferido, que debe estar siempre y el Amigo ocasional, que puede estar "puntualmente". "Por ejemplo" - señala Mazzei- " no prohibimos la manteca, pero sugerimos no consumirla todos los días. O bien, si un hipertenso consume una rodaja de jamón crudo y la acompaña con tomate, que es rico en potasio, reduce los efectos. Pero, si se... Continue »
New Post
Image
Un dogma es, según el Diccionario de la Real Academia Española, una proposición que se asienta por firme y cierta y como principio innegable de una ciencia. Sin embargo, en un sentido más común, es interpretado como una doctrina sostenida por una religión u otra organización de autoridad – como pudiera ser una filosofía o una ideología – y que no admite réplica; es decir, es una creencia individual o colectiva no sujeta a prueba de veracidad, cuyo contenido puede ser religioso, filosófico, social, sexual, etc., impulsado por una utilidad práctica. La enseñanza de un dogma o de doctrinas, principios o creencias de carácter dogmático se conoce como adoctrinamiento. Excluyo exprofeso la corriente filosófica del dogmatismo pues daría para escribir media docena de docenas de libros. Disquisiciones filosóficas, religiosas, ideológicas o metafísicas aparte, el dogmatismo es en sí (mirado desde un punto psicológico) puede resultar ser una cosa nada buena para el individuo. Aunque esto no quita que lo que es cierto siga siéndolo. Se puede definir a la persona dogmática como aquella que intenta convertir lo subjetivo – y con subjetivo me refiero a opiniones, hábitos de conducta, formas de comunicarse, las diferentes formas de sexualidad, y tantas otras cosas – en objetivo. Dicho así no suena mal incluso usted, que lee estas líneas, pudiera sentirse identificado. Pero la persona que es dogmática, piensa que las cosas deberían de ser – en lugar de como son – como a él le gustaría que fuesen. No admiten réplica, crítica, negación, o duda razonable respecto de sus planteamientos por erróneos que estos pudieran ser. Es por ello que en un intento de refugiarse del mundo cruel dogmatizan (elevan a la categoría de Verdad Absoluta) las opiniones de alguien al que consideran una autoridad, por loco que ese alguien pudiera estar, o por aberrantes que fueran sus ideas. Dado este factor, presentan una intolerancia severa a la incertidumbre. Cosa esta que les lleva a seguir una serie de protocolos de actuación (como apalear negros o perseguir homosexuales), conformados en base a esas “verdades” consideradas “universales” e irrefutables. De estas verdades, que son dogmas, hay que decir que no han sido probadas, demostradas o refutadas, prefiriendo el dogmático rocambolescas teorías que en modo alguno se pueden constatar con datos objetivos (aunque sí con datos subjetivos manipulados a su interés, claro) de forma y manera que el dogmático nunca tendrá que reconocer equivocación alguna. Robert Jay Lifton, psiquiatra y miembro del Medical School , afirma – a raíz de sus estudios sobre los procesos de gran violencia desatados en el siglo XX, tales como el Holocausto o los bombardeos de Hirosima y Nagasaki – de este tipo de personas inflexibles que “el yo del individuo acaba sumergido en la ideología”. El señor Lifton, ha podido comprobar en sus investigaciones que las personas dogmáticas tienden a ser personas con una baja autoestima y una más que escasa tolerancia a la frustración. Esto les lleva a intentar espantar a los fantasmas de sus sueños incumplidos en... Continue »
New Post
Image
I’ve mentioned on and off that I don’t watch TV, and several readers have curiously asked me why I do that and how I manage life without TV. So I thought it’s about time I write an article on it. I haven’t been watching TV for a long time, since about 2006. By TV, I mean watching shows direct from TV networks or channel surfing. I still catch my favorite shows off DVD or online, though the frequency is decreasing. The last new shows I caught were Prison Break and Dollhouse (as I’m a fan of Joss Whedon’s work), both of which have ended their runs. In the past, I was a regular TV viewer like most people. I wasn’t a TV addict or a couch potato, but I would watch TV whenever I feel like it, usually after school and in the evenings. That probably averaged out to a few hours a day. Shows I watched were drama serials, animes and variety shows on SBC / TCS (now MediaCorp). Then slowly, I watched lesser and lesser TV. It wasn’t that I just woke up one day and decided that “This is it – I’m not going to watch TV from today onwards“. It was more of a gradual transition to a TV-free life. During university years, I’d still catch an occasional drama or two. When I started work, I stopped watching altogether because I was so busy. It remained that way even today. And truth be told, my life didn’t crash from not watching TV. Looking back, I don’t feel like I have missed out on anything. In fact, I feel my life has changed for the better. In the past years of not watching TV, I have experienced numerous positive changes, such as increased consciousness, more clarity, more time to do what I want, productivity, freedom, and so on. In fact, about a month ago, I tried watching TV again to see how it would be like after so many years of not watching. I gave myself 1 hour, but I couldn’t last beyond 20 minutes. The shows felt boring, the programs seemed empty, the advertisements were pointless – it just felt like a waste of time. I’d much rather be doing something else. There are many reasons why I don’t watch TV, and I’ll share you my 10 biggest reasons you should not watch TV. 1. Watching TV Wastes Time “They put an off button on the TV for a reason. Turn it off . . . I really don’t watch much TV.” – George W. Bush Not watching TV has given me a lot more free time to do things I love. I remember in the past, I’d mark out shows I want to watch on my schedule. Then I’d arrange my activities around them. While I was watching the shows, other activities had to be put on hold. I didn’t count, but I was probably spending at least 3 hours/day in front of the telly,... Continue »
New Post
Image
Hay un chiste muy conocido: “el problema del eslabón perdido entre el hombre y el mono ya tiene solución: ¡somos nosotros!”. Una de sus ventajas es que destaca una paradoja en la clasificación de Linneo: nuestra especie es muy poco sapiens, y menos aún sapiens sapiens. Sería más adecuado, retomando la expresión de Edgar Morin, decir que somos Homo sapiens demens, con una parte de locura más visible que su parte de cordura. Ciertamente, ésta ha sido pensada y buscada desde el alba de la humanidad, pero esta búsqueda sólo concernía a un número limitado de seres humanos en cada generación y aparecía, esencialmente, como si se tratase de un asunto privado. La pregunta a plantearse, al inicio de este nuevo milenio, es: ¿no habrá llegado ya el momento de hacer de esa búsqueda de la cordura un proyecto político? Realmente, cualquier otra alternativa va perdiendo viabilidad. El precio que pagamos por nuestros modos de vida se hace cada vez más pesado ecológica y socialmente. Nos dirigimos hacia verdaderas catástrofes si la humanidad no hace retroceder su propia demencia y si no progresa en cordura (1). Desde el recalentamiento climático hasta las “vacas locas”, desde las guerras santas al terrorismo, la actualidad nos enseña cotidianamente el precio crecientemente oneroso que la humanidad debe pagar por no abordar el problema de su propia inhumanidad. El mayor peligro: la violencia interior Esta hipótesis plantea la problemática de la relación con lo político. Pues lo que hace emerger la cuestión política en la historia humana es precisamente el peligro de destrucción, tanto si proviene de fuera como si proviene de dentro de la colectividad. ¿Qué hacen los seres humanos para protegerse de ese peligro? Para empezar, establecen una jerarquía de los riesgos, determinando cuál es la mayor amenaza: ¿la naturaleza, el enemigo exterior o la barbarie interior? Las catástrofes naturales, por violentas que sean, frecuentemente tienen como efecto una mayor unión de los seres humanos entre sí, solidarizándoles ante la adversidad. Basta con observar los movimientos de solidaridad espontánea que, tras una catástrofe natural, reagrupan a comunidades tradicionalmente opuestas, de los que pueden ser un ejemplo los gestos humanitarios de las comunidades turcas o griegas tras los terremotos que han enlutado sus países. Lo que hace del enemigo exterior un peligro más temible que la catástrofe natural es, precisamente, que no es totalmente exterior, ya que es humano. Paradójicamente, su no-ajeneidad le hace más peligroso. Pero en tanto que siga siendo exterior, no dispondrá de los medios de ejercer la más radical de las amenazas: la amenaza de una destrucción física y moral. La violencia interior es la más peligrosa, pues alcanza al propio deseo de vida. La historia política de la humanidad es, ante todo, la historia de los medios para evitar el riesgo de autodestrucción de las comunidades por su propia violencia y por su propio odio interior. La política es constituida, en primer lugar, por el miedo a la guerra civil. En esta perspectiva, la guerra exterior aparece más como... Continue »
‹ Previous1234Next ›