This is JuliánChappa's Typepad Profile.
Join Typepad and start following JuliánChappa's activity
Join Now!
Already a member? Sign In
JuliánChappa
Recent Activity
El señor Enrique Bunbury peca de pequeñez y de una gran soberbia. Cuando tendría que bajar las ínfulas, la cabeza y el tono para pedir disculpas a la familia de Casariego, a la memoria del poeta y sobre todo a su público, se ofende ante los periodistas cuando le preguntan respecto al clarísimo plagio. ¿Enroque Bunbury? Sí, en vez de disculpas, enfado. Parece que el éxito de hace ya varios años hizo demasiada mella en él, al punto de desconocer el significado de la expresión “honestidad intelectual”. Sumado a ello, el nombre de su nuevo disco ”Hellville De Luxe” está inspirado en “Hellbilly Deluxe”, de su admirado Rob Zombie. Con la infinita riqueza que poseen el castellano y el inglés, Bunbury no pudo encontrar un título original para su disco… Qué escasez de inspiración. Evidentemente, está en franca decadencia creativa, pero peor aún, se cree que su antigua fama lo protegerá del flagrante plagio de Casariego y del cuasi plagio de Rob Zombie, todo ello en un mismo disco. Bun Bun Bunbury. Cuando el río suena… En el pasado fuiste un Héroe del Silencio, ahora tu arrogante silencio ante lo evidente te ha convertido en un antihéroe (con minúsculas), en una pálida sombra de aquel. Antihéroe del silencio. Se rumorea que su próximo disco se llamará “El Ingenioso Hidalgo Don Quijote de Zaragoza” y citará algunos versos de otro gran poeta, Oliverio Girondo. Tal vez algún día junte coraje y publique un libro de ”memorias” sobre todos sus ”olvidos” voluntarios, titulado algo así como ”Antología de poetas plagiados a lo largo de mi carrera”, sería un libro tan voluminoso como interesante y agotaría varias ediciones, porque el zaragozano ha saqueado la obra de excelsos poetas. Para concluir, es oportuno recordar que “Bunbury”, su nombre artístico, está tomado de la obra de teatro “La importancia de llamarse Ernesto” de Oscar Wilde. Enrique Ortiz de Landázuri Izardui, tal su verdadero nombre, es un gran amigo de las citas y seguramente un hombre muy culto, pero no tan educado. Las disculpas públicas a tiempo le hubieran hecho conservar su prestigio pasado, al que ha sepultado con capas de vacía autosuficiencia. Su disco de “Deluxe” no tiene más que el nombre, ya que sin Rob Zombie no habría título del nuevo trabajo, sin Casariego no habría “frase lograda” más comentada del disco, y sin Oscar Wilde no habría ni siquiera Bunbury.