This is federico zertuche's Typepad Profile.
Join Typepad and start following federico zertuche's activity
Join Now!
Already a member? Sign In
federico zertuche
Recent Activity
Por mi parte me cago en Mahoma, porque así me da la gana.
En los últimos decenios, por decir lo mínimo, nunca he visto o sabido que luego de que alguien ofenda a Cristo o a las Once Mil Vírgenes y publicado su ofensa, la gente se convierta en turba fanatizada, violenta e iracunda y salga a incendiar embajadas o a linchar a nadie. Un estúpido video ha servido de excusa a miles de árabes y musulmanes de varios países para saquear, incendiar, asesinar y sentirse muy ofendidos. Y eso por un simple video. Todos los días alguien se burla de las religiones, sus ministros y deidades en Occidente sin que pase nada. Afortunadamente conquistamos el Estado Laico y sus valores, la clara separación entre poder político y religioso, además de las libertades para las mujeres que no se tienen que tapar la cara, ni la mente y la palabra. Me siento muy feliz de ser ateo, decirlo libremente y obrar en consecuencia y de ser occidental.
Una verdad a medias suele ser más peligrosa y perniciosa que una mentira abierta. Tal y como propone Silva-Herzog el asunto del aborto, a los ojos de cualquiera puede parecer una aberración, pero el caso es que omite algo fundamental: las atentuantes legales claramente establecidas por la ley, es decir los casos en que está permitido el aborto y que transcribo a continuación: 1) Cuando el embarazo es resultado de una violación. 2) Cuando el aborto es provocado accidentalmente, es decir de manera "imprudencial". 3) Cuando -a juicio del médico- el embarazo pone en riesgo la vida de la mujer y considera que el bebé tiene escasas posibilidades de sobrevivir al nacimiento. 4) Cuando se ha confirmado que el feto tiene malformaciones genéticas, es decir por "razones eugenésicas". 5) Cuando de continuar con el embarazo se provocaría un grave daño a la salud de la mujer, quien además tiene otros hijos. 6) Cuando el embarazo es producto de una inseminación artificial no deseada. 7) Cuando la mujer tiene razones económicas para interrumpir el embarazo, siendo ya madre de al menos tres hijos. Por otro lado, me parece una exageración decir que las 17 legislaturas han "seguido el dictado de la Iglesia católica". Desde mediados del siglo XIX México es un Estado laico, y durante largos años lamentable y abiertamente anticlerical al grado de provocar la clausura de templos y conventos y desencadenar la Guerra Cristera. No fue sino hasta el sexenio de Salinas en que se le reconoció personalidad jurídica a las iglesias y derechos políticos a sus ministros, algo que, dicho sea de paso, era de elemental justicia. Una cosa es ser laico y otra, muy distinta, anticlerical. La laicidad del Estado en Occidente ha sido uno de los avances más significativos y valiosos para el desarrollo civilizatorio, sólo basta ver en la actualidad el penoso caso de los estados islámicos fundamentalistas donde las religiones, sus iglesias y jerarcas dominan lo político y secular de manera despótica, somos testigos de las vejaciones que sufren las mujeres en esos estados teocráticos. El asunto del aborto en Occidente va más allá de lo meramente religioso, es un tema social, moral y ético de carácter nacional e internacional que se discute y debate ampliamente por individuos y colectivos religiosos y no religiosos. Finalmente, los estados de la República son soberanos en materia civil y penal, entre otras, por lo que sus congresos pueden legislar libremente sobre el aborto acorde a sus procedimientos establecidos, a las mayorías partidistas y al clamor de sus respectivas sociedades.
No creo que las legislaturas de los estados "han seguido el dictado de la Iglesia católica", México es un Estado laico desde mediados del siglo XIX, y hasta jacobino y anticlerical en algunas etapas. El tema del aborto no se constriñe a las iglesias o religiones que por cierto profesan libremente millones de ciudadanos, sino que es un asunto que ha cobrado interés social y moral o ético a nivel nacional e internacional. En cuanto a la información que señala Silva-Herzog M., omite algo que es fundamental y que cambia el sentido de su alarma y de la del lector ante las supuestas demolición del Estado laico y la barbarie de las reformas: los atenuantes previstos por la ley, y que detallo a continuación: 1) Cuando el embarazo es resultado de una violación. 2) Cuando el aborto es provocado accidentalmente, es decir de manera "imprudencial". 3) Cuando -a juicio del médico- el embarazo pone en riesgo la vida de la mujer y considera que el bebé tiene escasas posibilidades de sobrevivir al nacimiento. 4) Cuando se ha confirmado que el feto tiene malformaciones genéticas, es decir por "razones eugenésicas". 5) Cuando de continuar con el embarazo se provocaría un grave daño a la salud de la mujer, quien además tiene otros hijos. 6) Cuando el embarazo es producto de una inseminación artificial no deseada. 7) Cuando la mujer tiene razones económicas para interrumpir el embarazo, siendo ya madre de al menos tres hijos. Celebro que seamos un Estado laico desde entonces, en el que claramente están separados los respectivos ámbitos de lo religioso y lo político, sobre todo ahora que veo las atrocidades en los estados islámicos fundamentalistas que tratan a la mujer como simple objeto y a la que le aplican castigos y vejaciones aberrantes. En el Estado laico y democrático se respetan los derechos de todos incluidos las iglesias, las religiones y sus ministros, sacerdotes y monjas. Lo laico no es sinónimo de anticlerical.
Evocar a Pessoa y sus heterónimos es un verdadero placer, aquí les va una oda de Ricardo Reis que me encanta: Unos, con los ojos puestos en el pasado, ven lo que no ven; otros, fijos los mismos ojos en el futuro, ven lo que no puede verse. ¿A qué buscar tan lejos lo que está cerca, nuestra seguridad? Este es el día, esta es la hora, este es el momento, esto es lo que somos, y no hay más. Perenne fluye la inacabable hora que nos proclama nulos. En el mismo trago en que vivimos morieremos. Coge el día, otra cosa no eres.
Toda una esperpéntica frase dicha por un esperpento ideológico con nombre y apellidos esperpénticos. Dios se apiade del esperpento.