This is AGIS's Typepad Profile.
Join Typepad and start following AGIS's activity
Join Now!
Already a member? Sign In
AGIS
Barcelona
Recent Activity
Resulta demagógico y patético mezclar las ideologías políticas, raciales y económicas con la esencia del Arte, pero se hace y se abusa. Lo cierto es que la basura sea defendida por un bando o por el contrario sigue siendo basura. Adolf Hitler y el crítico de arte alemán Max Nordau no hicieron distinción –desafortunadamente- entre las distintas tendencias artísticas de la época y lo metieron todo en el mismo saco bajo la etiqueta de "arte degenerado". Sin embargo, no iban mal encaminados, pues la mayor parte del arte actual ha degenerado a niveles demenciales. Como se suele decir ‘de aquellos polvos vienen estos lodos’. Obras como "Mierda de artista enlatada" (1961) de Piero Manzoni, que es ni más ni menos lo que su título indica; "My bed" la propia cama sin hacer de Tracey Emin, rodeada de condones usados, ropa interior con manchas de sangre en un ambiente decadente, o los animales descuartizados vivos por el "artista" Hermann Nitsch, son solo unos ejemplos de como ciertos "ismos" del siglo XX dieron pie a un arte degenerado, un "arte" donde tienen cabida psicópatas y sádicos porque no hay una ley que penalice severamente el maltrato, tortura y asesinato de los animales y porque el mundo del arte también lo permite. "Artistas" que se escudan detrás del "significado" de la obra porque no tienen talento ni para hacer una 'o' con un canuto. Un "arte" en el que todo vale porque simplemente lo dice el "artista" ¿en qué discinplina se ha visto jamás eso? En ninguna, porque todo, guste o no guste, tiene unas normas, códigos y calidades. Un arte que se basa en la peor bajumbre del ser humano, en la autocomplacencia de la degradación grotesca no es arte, es porquería. Confundir la genialidad con la locura, es eso, una confusión. Un genio es un superdotado creativo, no un perturbado mental con un golpe de suerte. El tema es demasiado largo para zanjarlo en un post, pero no quiero acabarlo sin dejar muy claro que la excusa de que a quienes no les gusta el arte contemporáneo es porque no entienden de arte, ya no sirve desde hace mucho tiempo. Somos muchos los artistas, críticos de arte, e intelectuales que obviamente sí entendemos de arte porque justamente somos expertos en ello, y no aceptamos cualquier patochada (mala calidad artística) o aberración (falta total de ética y equilibrio mental) como obra de arte por más que esté en un museo. La degeneración del arte contemporáneo es el puro reflejo de la degradación social actual: es el anti-arte, espejo metafísico del hombre deshumanizado.
AGIS is now following The Typepad Team
Nov 4, 2013