This is Barcosmico's Typepad Profile.
Join Typepad and start following Barcosmico's activity
Join Now!
Already a member? Sign In
Barcosmico
Recent Activity
Cuando usted habla de las historias que se pueden contar a partir de la experiencia del aula ("¡Cuántas historias se hacen todos los días en la escuela, cuántos personajes fascinantes viven en los colegios para marcar nuestras vidas para siempre, cuántas cosas en el aula en espera del lente que les otorgue reconocimiento!") me acordé de "Entre les murs" película que ganó la palma de oro en Cannes en 2008, si no me equivoco: http://www.imdb.com/title/tt1068646/ Ahí se trata también de una crítica muy fuerte a las dificultades de la educación pública en Francia. Filmada con actores no profesionales la película es una joya. Lo más lejano al panfleto.
Sí, es verdad. Para debatir se necesita aceptar que el otro, que el que piensa distinto también puede tener razón; y que es posible pensar distinto y vivir juntos, es decir, no desear la eliminación del otro. Debatir es aceptar que hay "otro". Y es aceptar que yo puedo estar equivocado. Supone un espacio común que los dos pisamos y habitamos. Me parece que en las últimas dos décadas ese suelo común se ha erosionado con demasiadas ideas fijas y tantos dogmas. Y porque disentir fue durante mucho tiempo considerado algo subversivo, un tabú.
La distinción entre conservadores y reaccionarios continúa de manera natural la reflexión anterior sobre las etiquetas. Llamar al pan, pan...
Hace ya dos décadas, Edgar Morin decía que "derecha" e "izquierda" eran dos etiquetas que se habían hecho viejas, que era como si estuvieran adheridas a botellas de vino que de tan añejo se había convertido en vinagre. La idea de este artículo me ha hecho pensar en la necesidad de etiquetas claras, de nombrar las cosas y las ideas con certeza. La necesidad de dejar atrás las ambigüedades que supuestamente dan votos. La discusión pública ganaría en claridad.
¡Fascinante!
Sí, 2011 y no 2001. Como ya lo dije en twitter, un lapsus siempre resulta productivo. Por estar leyendo la historia del servicio secreto mexicano de Sergio Aguayo por estos días (escrita en 2001) tenía fresca la reflexión sobre las notables diferencias de hoy y hace 10 años. En 2001 (y el libro de Aguayo es una muestra) se percibía un aire de optimismo y renovación increíble y que hoy parece ingenuo. ¡Cómo ha envejecido el discurso de la transición! 2011: Este es el año en que visité por primera vez este blog, que me pareció un magnífico lugar de reflexión y del que he aprendido mucho. Seguiré pasando por aquí también en 2012, porque necesitaremos mucha pero mucha sensatez para amortiguar el efecto de la avalancha de propaganda y pensamiento maniqueo que se avecinan.
Faltaría probar que la nueva lámpara funcione mejor que la anterior. ¿Habrá alguien que pueda utilizar la vieja y que le saque provecho?
Resulta vital recuperar los debates académicos para la discusión pública. Habría que resistir el avasallamiento que el mercado ejerce sobre la institución universitaria para aislarla del debate público. Fantástica recuperación de O'Donnell.
Para decir lo que pienso en dos palabras (citando a un amigo): ¡im presionante!
Me parece bien, dentro del estilo provocador del polemista, las apreciaciones de Aguilar Camín. Dejo sin embargo dos dudas ¿Es de verdad una masa? ¿No estamos elevando a calidad de masa a los que hasta ahora les ha llamado con el nombre de "círculo rojo"? Por último, aunque es un acierto detectar la facilidad con la que ocurren los "linchamientos", me parece que el hecho de que en las redes sociales predomine la palabra escrita habrá de ensanchar a la larga la cultura del discurso crítico, como la llamó hace 30 años Gouldner. Y luego faltará que esa actitud crítica se transforme en participación democrática. Saludos.
Genial Marías, como siempre
Dos cosas. Coincido con que es irrelevante si el político lee o no lee. Coincido en que las características de su trabajo implican otras habilidades. Eso se ve en la especie de biografía de Adolfo Suárez escrita recientemente por Javier Cercas en su "Anatomía de un instante". Al igual que Suárez, Peña tiene instinto y disciplina. No hace falta más. Mi pregunta es ¿con eso bastará para ser presidente en un momento como el actual? ¿son la disciplina y el olfato las soluciones? Que Peña no lea o lea mal es un problema personal de Peña. El problema que tenemos nosotros es saber si con sus características es el político idóneo que sus asesores y agencias de imagen han pretendido que es. Un último apunte: Si Peña leyera probablemente hubiera podido salir más fácilmente del problema de contestar una pregunta no prevista en el guión. Es decir, si de algo ayuda leer es a mentir mejor. Saludos.
Parece claro que "la cuna de ese sentimentalismo que busca restituir la base emocional de la política es abiertamente conservadora. Pero los conservadores lo han hecho tradicionalmente a partir de un afecto quizá más constante y menos subversivo que el amor: la amistad." Durante décadas, el PRI mantuvo la fantasía de que en México no había conflicto entre clases sociales. Los tres sectores del partido institucionalizaban esa reconciliación. Hace cinco años escuchamos hablar del "primero los pobres", y contra esta alusión a la lucha de clases aparecieron las campañas de odio que removieron emocionalmente a la clase media, para infundir miedo al populismo. O mucho me equivoco o lo que harán los tres partidos el próximo año será hablar de la reconciliación, del amor, de la esperanza y otras metáforas y eufemismos para sepultar la diferencia. Imposible saber quién ganará, pero lo que es cierto es que habrá una campaña electoral basada en el sentimentalismo y en la obsesión por anteponer las emociones a las razones. Pero la divisón social persistirá.
Dice Garton Ash: "Durante los últimos 20 años, los más poderosos del país, incluido el primer ministro, han temblado ante los amos de los medios de comunicación. Los políticos británicos han tenido miedo de que esos periódicos de enormecirculación inclinaran las elecciones en su contra. Además, muchos han tenido miedo personal a la persecución, al ridículo o a la revelación de algún detalle doloroso o embarazoso de sus vidas privadas. De ahí a la palabra "chantaje" no hay mucha distancia." Sustituyamos a los tabloides por la televisión; en donde dice "The Sun" o "News of the World" pongamos Televisa. Donde dice Murdoch pongamos Azcárraga. Así podemos entender mejor qué es lo que denuncia Garton Ash. Claro Televisa no tiene necesidad de intervenir teléfonos para chantajear. No le hace falta.
En este mismo sentido, es recomendable leer la novela "El pasado" de Alan Pauls. El amor es la única experiencia tan absorvente como la política.
A mi me gustó mucho su actuación en Garden State, una película que habla de la generación a la que ella pertenece: http://www.imdb.com/title/tt0333766/ Saludos
Este artículo me hizo querer ir a ver la película. Luego escribí aquí lo que me pareció: http://espadadedamocles86.blogspot.com/2011/11/miss-bala.html Saludos.
Toggle Commented Nov 18, 2011 on Miss Bala at El blog de Jesús Silva-Herzog Márquez
Hay una pregunta urgente que alguien debería hacerles a todos los que ahora corren desbocados para hacer campaña electoral el próximo año: ¿Para qué quiere usted ser presidente? Calderón deja la impresión de que jamás se planteó la pregunta; y si lo hizo, no fue congruente con la respuesta. O quizá lo fue, pero su respuesta habrá sido frívola (podrá haber pensado "seré el mejor policía de México y perseguiré a los malos"). Estremece pensar el vacío de poder creado por la trivialización de la política a la que han contribuido los gobiernos de los años 90 y 00.
Efectivamente, las protestas en las redes virtuales no pueden reemplazar el poder de la reunión, el poder de salir a la calle y mostrar mediante la presencia física el descontento. Me surge entonces la duda de por qué la manifestación callejera está tan mal vista entre nosotros. Dos casos: 1998, se aprueba el FOBAPROA, la versión mexicana de los planes de rescate de la banca privada (con fondos públicos y subidas de impuestos) que han suscitado las protestas en España y otros países de la UE, recientemente. Quien lidera la protesta es el entonces líder nacional de un partido político, pero las manifestaciones tienen muy poco eco, y casi nula cobertura en los medios. 2006, decenas de miles de personas piden en las calles el recuento de los votos, tras una elección marcada por múltiples violaciones al código electoral y con números muy cerrados. En esos días muchos sentían lo que este artículo dice que españoles y norteamericanos hoy sienten: "Ni los españoles ni los norteamericanos encuentran en el dispositivo electoral el mecanismo idóneo para ventilar la crítica y para construir la alternativa". No hace falta decir que la movilización de aquellos meses posteriores a la elección de 2006 fue condenada por la mayoría de los opinadores y columnistas. Me pregunto si la razón de que la movilización ciudadana en México esté mal vista y se le juzge apriori siempre como sinónimo de clientelismo político está en la omnipresencia del Estado, en la dominación que han ejercido desde hace décadas las formas de hacer política del PRI en nuestro lenguaje, en nuestra forma de discutir, en nuestra cultura política.
¿Habrá entonces que empezar a cuestionar la idea de que lo que se produjo en el 2000 fue una transición a la democracia? ¿Qué tiene que ver esta crisis de AN con la crisis de los partidos políticos tradicionales en otros países? Un acontecimiento clave para explicar la crisis de identidad panista: al momento en que AN se hace con la presidencia, uno de sus ideólogos modernos y lo más parecido a un "intelectual panista" muere: Carlos Castillo Peraza. De ahí en más, los dirigentes se dedicaron a perpetuar la lógica del "sálvese quien pueda" y a pactar con quien fuera con el único objetivo de seguir en el poder. Increíble que el gran tema de la política en México siga siendo la elección del presidente.
Barcosmico is now following The Typepad Team
Sep 13, 2011