This is Idoia's Typepad Profile.
Join Typepad and start following Idoia's activity
Join Now!
Already a member? Sign In
Idoia
Recent Activity
Estamos, estamos aquí. Yo hoy estoy encerrada en casa, adelantando la traducción a euskera de un libro sobre urbanismo. Me gustan estos días raros para trabajar, además son fiestas aquí, en Donosti, y yo me escapo de las aglomeraciones, me agobian, simepre me ha pasado. He empezado el día con un té y leyendo un artículo que John Irving escribió en el New York Times del 8 de julio sobre el libro de memorias de Günter Grass. No hubiese tenido noticia de ese artículo si no lo hubiera mendionado Jordi Gracia en un artículo de El País de hace un par de días. El artículo de Irving se titula 'A soldier once'. Si alguien quiere leerlo, sólo tiene que entrar en el New York Times, registrarse (es gratuito) y buscarlo por fecha (8 de julio) o por autor (Irving). Hace una defensa de Grass a cuenta de la polémica por lo de su participación en las SS cuando tenía 17 años. Luego, cuando me aburra del urbanismo, me pondré las botas de monte y saldré a dar una vuelta con la perra, a ver la costa que va de Donosti a Hendaya desde los acantilados que se abren en Ulia. Veremos cómo va el día. Besos para todos
Toggle Commented Aug 15, 2007 on ¿Hay alguien ahí? at Mira que te lo tengo dicho
Hay una frase de Walter Benjamin que leí a finales del año pasado en un reportaje de Juan Goytisolo que yo creo que resume en una sola frase lo que plantea Juan en su comentario de hoy: “El laberinto es la patria de los que dudan”. Yo me quedo con esa ‘patria’. Las demás me interesan bastante poco. Las verdades absolutas conducen a descalificaciones absolutas y eso, lejos de generar música, sólo genera ruido y reacciones como las de los hooligan. Quiero que las opiniones de la gente me hagan pensar, ese ejercicio que parece estar tan demodé. Para adhesiones y descalificaciones absolutas, ya están los estadios de fútbol (con perdón de los futboleros). Saludos a todos desde Donosti. Un abrazo, Juan.
Hoy es una primavera en Berlín hace bastantes años, disfrutando de una ciudad como pocas veces he disfrutado con nada, disfrutándola sin motivo aparente, es decir, no 'pasaba' nada, nada trascendente, yo vivía allí entonces, estudiaba, trabajaba en lo que podía, me iba a las 6 de la mañana a nadar a la piscina, me metía a veces al atardecer en los ciclos de cine de la Zeughaus, porque las pelis que ponían eran unas joyas y además la entrada era muy barata, tenía algunos amigos con los que jugaba al Trivial por las noches brindando con la grapa que la madre de alguno le hacía llegar desde Italia, y lo mejor, estaba bien sola, me parecía no necesitar nada más que lo que tenía allí, algo intangible que si lo intentas definir se te escapa, como el autobús, pero que era como un chute de la mejor droga. Una sensación de estar bien en tu cuerpo, en tu cabeza, esos escasos momentos en los que todo parece encajar, estás en el sitio y en el momento adecuado, ahora que lo pienso algo parecido a la sensación del enamoramiento compartido, pero mejor aún, porque no tienes miedo, no tienes miedo a la pérdida ni tampoco la sensación de que dependes de alguien, ni el agobio de estar pendiente de si te llaman o te buscan o te dicen o no te dicen. Así que, sí, mejor, mejor que eso. Recuerdo que luego, un día, ya fuera de Berlín, vi “Un lugar en el mundo”, la película de Adolfo Aristarain, y pensé que, sin duda, uno de mis ‘lugares’ es esa ciudad a la que sigo volviendo de cuando en cuando como intentando volver a agarrarla por el pescuezo, sigo metiéndome a los cafés de siempre, como cuando a veces te despiertas en medio de un sueño muy agradable y vuelves a intentar dormirte para ver si consigues volver al sueño, y a veces hasta funciona, aunque la mayoría de las veces no. Este día de primavera es una de aquellas tardes largas llenando cuadernos con el estómago encogido, cuando hasta la angustia era bienvenida, y ni el asma me molestaba porque parecía que así sonaba mejor lo que escribía en el cuaderno. Días de calendario. Buscando Berlín.
Toggle Commented Apr 18, 2007 on El día de hoy at Mira que te lo tengo dicho
De eso se trata, de pensar más y en cualquier lengua, sin pedir permiso ni disculparse por utilizar una u otra, ni la ‘minoritaria’ ni la ‘mayoritaria’, ante los agraviados permanentes de la España rota o ante los eternamente ofendidos porque se ‘pisotean los derechos de su pueblo’. Cansan y aburren tantísimo unos y otros...Saludos desde Donosti. Laster arte
Toggle Commented Apr 12, 2007 on El capitán Argüello at Mira que te lo tengo dicho